amor & música

Con mi primer novio descubrí la música. Casualmente lo conocí en un musical de la escuela. Él interpretaba a uno de los personajes principales y bueno… yo solo era un extra que salía a escena no más de treinta segundos. Y ahí fue donde tras un ensayo hubo ese “click” adolescente, tonto e inocentísimo. Yo iba en tercero de secundaria y él en tercero de prepa. Íbamos al cine y a misa, nos veíamos en el club para jugar tenis y frontón…pero los momentos que yo más disfrutaba era cuando íbamos en el coche escuchando música. Descubrí a Guns n´Roses, a Pink Floyd, Pearl Jam, Billy Joel, Green Day, R.E.M…descubrí los 80´s y me enamoré. Después vino Led Zepellin, Nirvana,  The Wallflowers.

Counting Crows afianzó ese primer amor. Oasis me lo quitó.

Después conocí al que sería mi exmarido. The Eagles, Simon and Garfunkel, Bob Marley, Bruce Springsteen, The Cranberries, Elton John, Red Hot Chili Peppers. Estaba enamoradísima. Corría a MixUp a comprar discos cada aniversario y fecha importante. Nos regalábamos música. Cantábamos en casa. Los vecinos nos odiaban.

Mi hija nació escuchando a los Beatles.

Entonces vino la ruptura. Evanescence, Alanis Morrisette, Garbage, Aerosmith, Lenny Kravitz. Lloré con ellos y  lloraron conmigo.

Vinieron tiempos de calma. Llegó alguien que no quería enseñarme nada de música. Mi corazón sanó, y descubrimos juntos a The Cure, a U2, a Pavarotti, The Killers, Bunbury. Viajamos mucho por carretera. Teníamos un soundtrack para cada viaje, para cada beso y cada pelea. La música nos acompaño hasta el final.

Joaquín Sabina, Julieta Vengas, Belle & Sebastian, Franz Ferdinand y Andrés Calamaro.

Ahora estoy descubriendo a The Verbe, los Ramones, a Bob Dylan, a Johnny Cash.

Los hombres de mi vida tienen una canción en mi memoria. Y así siguen estando conmigo.

Para mi, el amor es música.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Teorías varias

2011

Dos mil once:

Más te vale que me tengas muchos libros y fotografías. Que me guardes lindos atardeceres. Que abras conversaciones interesantes. Que me des muchos caminos a escoger. Que me enseñes lo extraordinario en lo ordinario. Que me lleves por allá donde no conozco. Que me cuides. Que no me hagas llorar más de lo debido. Que nuestro soundtrack juntos sea mejor que los anteriores. Que me quites unos cuantos kilos. Que me los devuelvas al final. Que me sorprendas. Que me enseñes. Que me dejes sola. Que me acompañes. Que me des maripositas en el estómago. Que me des sólo los nudos en la garganta que sean estrictamente necesarios. Que me dejes despedirme de quien se va.

Más te vale que seas una aventura. Más te vale que me lleves hasta el final de tus días.

Y más te vale cabrón que este año sea tan bueno como tu antecesor.

Bonne Année!

2 comentarios

Archivado bajo La dimensión desconocida : el futuro

No eres tú… soy yo.

Levo días pensando en ti.

Llevo días tontamente enamorandome sola de ti. Y digo “sola” porque creo que el enamoramiento fallido es auto-provocado. Tú me tratas bien y somos amigos y la pasamos bien … y  ya ¿no? Todo fluye normal… pero no; yo me hago chaquetas mentales y me sugestiono con ese espóradico interés-moderado que tienes hacia mi; interpretándolo como si hubiera encontrado al amor de mi vida … y pues no. Nel, nada, ni cerquita.

Me la paso pensando (si se puede llamar así, porque de pensante y razonable no tiene nada) que me hablas porque quieres estar conmigo cuando probablemente si yo no puedo irás con alguien más. Simplemente nos caemos bien y ya está. Pienso que caminas cerquita de mi porque quieres abrazarme pero tu timidez no te deja …cuando en realidad la calle simplemente es muy estrecha. Pienso que me estas mirando de reojo, aunque en realidad nunca volteo para ver si es verdad. Pienso que piensas en mi. Pienso y pienso y sólo yo pienso y sólo yo me enamoro y sólo yo sufro.

Y decir sufro es un poco exagerado, pero no encuentro otra palabra para decir que reviso mi celular 20 veces al día a ver si tengo algún mensaje tuyo o llamada o inbox o ping o algo… y nada, nunca nada. Y te veo cuando llegas, y me saludas de lo mas normal y sigues tu camino y yo ahi, nada. Veo tu estúpido facebook cada vez que enciendo la computadora… ¡Ya encontré la palabra! PATÉTICO… podría ser.

Y ayer fuimos a cenar. Y luego a tu casa, a la cual casi te extorsiono para ir. En realidad no todo es tan malo. Si somos buenos amigos y sí la pasamos bien, y sí nos reímos a carcajadas la mayor parte del tiempo y sí nos caemos bien. El probema soy yo y mi tarada idea de enamorarme de cualquiera que “me caiga bien“ y cumpla con mis canones estéticos y rango de edad y blah. Mamadas.

Y estabamos ahí, hablando y riendo, y se hacía tarde. Me dijiste que tenías sueño y yo me hice pendeja. No me quería ir. (¿Cuántas veces puedo decir lo patético que es esto sin distraer al lector?) En fin. Me quedé. Y ya muy tarde (o muy temprano), te la solté así PENDEJAMENTE CURSI. – Me gustas. Mucho- . Y nos besamos. (Mas bien, yo me acerqué lo suficiente cómo pa que no pudieras negarte) y ya está. Unos cuantos besotes y me fui. Besos si, palabras no.

Y después de recuperar las horas de sueño, me estoy despertando, a las 2 de la tarde, pensando en que tú también estas enamorandote de mi. BULLSHIT. Porque pienso que si fuera mutuo, me hubieras dicho ahi mismo que tu también. Pienso que no me hubieras dejado ir. Pienso que mañana que nos veamos va a ser incómodo. Pienso  no decir nada al respecto. Pienso que es altamente probable que pierda una buena amistad  por las pendejas ganas que tengo de enamorarme de alguien.

La culpa la tiene mi mamá por dejarme ver Cenicienta tantas veces.

 

 

2 comentarios

Archivado bajo karma, Teorías varias

Ayer fue 8 de diciembre y sí… as always…

something big is happening to me.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Viva la vida

Ya tengo 26 años.

Y justo hoy, hace un par de horas me he dado cuenta de que soy una mujer feliz. Plena.

No me puedo quejar. Yo sé que siempre escribo reprochandole a la vida  sus injusticias, pero bueno, qué se le va a hacer, uno siempre quisiera cambiar algo. Y cuando digo uno pues, me refiero a mi. Hasta hoy, hoy, me siento así :  completa, realizada y en paz con la vida, con el universo, conmigo y los que me rodean.

Hace más de diez años, entrando a prepa, tuvimos una clase de “orientación vocacional“, ya saben, esas asignaturas en las que te ponen a pensar en tu futuro y  metas… y así. Tengo todavía en una hoja de papel bond, un escrito en el que teniendo 16 años, redacté cómo me vería dentro de una década: osea hoy.

Y sí. Lo logré.

Aqui estoy como en ese  año 2000 me describí: viviendo la aventura de radicar en otro país, estudiando una maestría, sintiendome así, tan yo;  leyendo, conociendo, expandiendome en el universo. Respirando arte y letras, y cine y todo esto que hoy soy y que llevo construyendo desde entonces. Con tanto amor regado por todo el mundo, tanto desamor , tantas maripositas en el estómago y nudos en la garganta.

Cliché si, pero plena, por fin.

No hay absolutamente nada que cambiaría, no hay vida que quisiera tener que no fuera la mía. Y ésta sensación de ser tan yo, tan completa, creo que es por fin, ese concepto que imaginé hace tantos años atrás que se llamaría felicidad.

Enhorabuena por mis 26 bien vividos años.

Felicidades a mi.


2 comentarios

Archivado bajo Alegrías varias

Barcelona: Segunda Temporada

Veintitrés horas de viaje y aquí estoy, de regreso en casa, a estrenar la temporada Otoño-Invierno de esta hermosísima ciudad.

Rain boots, bienvenidas.

Deja un comentario

Archivado bajo Alegrías varias

The more I am, the less I know.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized