No eres tú… soy yo.

Levo días pensando en ti.

Llevo días tontamente enamorandome sola de ti. Y digo “sola” porque creo que el enamoramiento fallido es auto-provocado. Tú me tratas bien y somos amigos y la pasamos bien … y  ya ¿no? Todo fluye normal… pero no; yo me hago chaquetas mentales y me sugestiono con ese espóradico interés-moderado que tienes hacia mi; interpretándolo como si hubiera encontrado al amor de mi vida … y pues no. Nel, nada, ni cerquita.

Me la paso pensando (si se puede llamar así, porque de pensante y razonable no tiene nada) que me hablas porque quieres estar conmigo cuando probablemente si yo no puedo irás con alguien más. Simplemente nos caemos bien y ya está. Pienso que caminas cerquita de mi porque quieres abrazarme pero tu timidez no te deja …cuando en realidad la calle simplemente es muy estrecha. Pienso que me estas mirando de reojo, aunque en realidad nunca volteo para ver si es verdad. Pienso que piensas en mi. Pienso y pienso y sólo yo pienso y sólo yo me enamoro y sólo yo sufro.

Y decir sufro es un poco exagerado, pero no encuentro otra palabra para decir que reviso mi celular 20 veces al día a ver si tengo algún mensaje tuyo o llamada o inbox o ping o algo… y nada, nunca nada. Y te veo cuando llegas, y me saludas de lo mas normal y sigues tu camino y yo ahi, nada. Veo tu estúpido facebook cada vez que enciendo la computadora… ¡Ya encontré la palabra! PATÉTICO… podría ser.

Y ayer fuimos a cenar. Y luego a tu casa, a la cual casi te extorsiono para ir. En realidad no todo es tan malo. Si somos buenos amigos y sí la pasamos bien, y sí nos reímos a carcajadas la mayor parte del tiempo y sí nos caemos bien. El probema soy yo y mi tarada idea de enamorarme de cualquiera que “me caiga bien“ y cumpla con mis canones estéticos y rango de edad y blah. Mamadas.

Y estabamos ahí, hablando y riendo, y se hacía tarde. Me dijiste que tenías sueño y yo me hice pendeja. No me quería ir. (¿Cuántas veces puedo decir lo patético que es esto sin distraer al lector?) En fin. Me quedé. Y ya muy tarde (o muy temprano), te la solté así PENDEJAMENTE CURSI. – Me gustas. Mucho- . Y nos besamos. (Mas bien, yo me acerqué lo suficiente cómo pa que no pudieras negarte) y ya está. Unos cuantos besotes y me fui. Besos si, palabras no.

Y después de recuperar las horas de sueño, me estoy despertando, a las 2 de la tarde, pensando en que tú también estas enamorandote de mi. BULLSHIT. Porque pienso que si fuera mutuo, me hubieras dicho ahi mismo que tu también. Pienso que no me hubieras dejado ir. Pienso que mañana que nos veamos va a ser incómodo. Pienso  no decir nada al respecto. Pienso que es altamente probable que pierda una buena amistad  por las pendejas ganas que tengo de enamorarme de alguien.

La culpa la tiene mi mamá por dejarme ver Cenicienta tantas veces.

 

 

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo karma, Teorías varias

2 Respuestas a “No eres tú… soy yo.

  1. wichosaenz

    Que chido!!!!

  2. Rainman

    Bueno, al menos llegaste a besarlo. Yo hace poco estuve igual de patético, pero pues nada de nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s