Hoy 24 de Junio es día de San Juan: solsticio de verano. La noche mas corta del año mas corto que he vivido.

Hoy cumplo 4 meses de vivir en Barcelona.

Cuando llegué todo era euforia, una aventura en cada esquina. Tantas calles nuevas, gente tan diferente; esa implacable búsqueda por hacerte un lugarcito en una vida nueva. Nombres por aprender, caras por recordar. Fotos para no olvidar.

Después llegó la rutina. Ese ir y venir a cierta hora por cierto lugar. Ver a esa gente cada tercer día. Pagar la renta cada 31, ir al supermercado. Me di cuenta que estaba haciendo básicamente las mismas cosas que en casa.

Entonces vino la tristeza. Me vi tan sola. Tan lejos de mi familia, de mis amigos, de mi vida. Viviendo mientras ellos duermen. Realmente hubo días en los que la pasé mal. Días que se hicieron eternos. Horas vacías. Tenía la enorme necesidad de compartir. Me aburrí tanto. Desesperé.

Fue entonces cuando sin darme cuenta me vi. Pasando horas sola conmigo. Y me gustó. Es bastante absurdo ahora que lo veo. ¿Cómo no me vi antes? Pues no. He estado tantos años viendo hacia afuera, que me olvidé de  mi.

Probablemente en algún punto volveré a estar como antes. Probablemente no. Ya no lo sé, pero no me preocupo más por eso.

Ahora ha llegado la calma. Me he recoinciliado conmigo.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo karma, La dimensión desconocida : el futuro, Soledad suprema

2 Respuestas a “

  1. Rainman

    Oye, qué bueno que ya te reconciliaste contigo misma, pero ahora ¡queremos más fotos!

    Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s